El Matador sumó pero dejó una pálida imagen

En un mal partido de fútbol, Olimpo y Tigre igualaron sin tantos y se fueron preocupados por sus rendimientos aunque quizás conformes con el punto sumado.


firma_pavonTodo cambia. De un partido a otro, todo puede cambiar. Contra Vélez y a pesar del resultado, se vieron muchos signos positivos que abrían la esperanza. Sin embargo hoy nada de aquello quedó. Salvó la buena imagen una vez más de Marcos Gelabert el resto no logró destacarse y el juego no apareció, pero se sumó de visitante y en un reducto complicado. Lamentablemente la ausencia de Matías Pérez García no pudo ser cubierta y eso pesó mucho en el trámite. Lucas Wilchez tuvo una floja actuación y no fue trascendente. Tampoco fue acompañado por nadie como para hacerlo responsable exclusivo de la falta de juego. En ese contexto y ante un rival que estuvo al nivel del Matador y también mostró un flojo rendimiento. A partir de allí poco pudieron hacer Bordacahar y José Sand. Ambos lucharon mucho pero salvo el mano a mano que pierde Bordacahar sobre el final del primer tiempo, poco pudieron hacer.

Lamentablemente queda la imagen de un segundo tiemp en el que el equipo cedió el protagonismo, justo lo que siempre pregona el entrenador y que hoy no lo pudo hacer. Es cierto lo pudo ganar con la situación de Sergio Araujo sobre el final del encuentro pero no hubiese sido justo.

En fín, saldo negativo desde el rendimiento. Punto positivo desde las estadísticas ya que jugando así se va a complicar mucho sumar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.