Un final Alegre en el torneo

Con goles de Pablo Vitti y Matías Pérez García, Tigre venció por 2 a 0 a Estudiantes en La Plata y terminó el campeonato con 25 puntos.


firma_gonzalezTigre encontró el punto más alto de su funcionamiento en el final del torneo. El conjunto dirigido por Alegre volvió a lucir y derrotó por 2 a 0 a Estudiantes, en el estadio Ciudad de La Plata. Con una soberbia actuación de Pablo Vitti y una gran tarea colectiva, obtuvo su primer éxito como visitante y cerró el año de la mejor manera.

Orden, concentración y trabajo en equipo fueron los argumentos del Matador para traerse los tres puntos. Supo manejar el partido con inteligencia. Porque si bien fue Estudiantes el que tomó la iniciativa, no logró inquietar al cuadro de Victoria, que supo cerrarle los caminos, apoyado en la solidez del enorme Joaquín Arzura y de Gelabert. Y con un Vitti muy activo y Rusculleda metido en el juego, Tigre sacó provecho.

El visitante consiguió la ventaja a los 14 minutos. Tras recibir la pelota de los pies de Pérez García, Vitti se metió en el área por la derecha, se sacó de encima la marca de Desábato y con un tiro cruzado puso el 1-0.

Estudiantes se mostró muy estático. Carente de sorpresa. Desde la posesión del balón buscó, pero nunca encontró los caminos para vulnerar la resistencia de un adversario al que se lo vio cómodo con el desarrollo del juego.

Pudo haber ampliado su ventaja Tigre antes del final del primer tiempo, pero Pérez García, solo, al lado del arco, no pudo conectar la pelota, tras un remate cruzado de Leone que había superado al arquero Rulli. La más clara de Estudiantes llegó a los 45m, con un intento de Correa, que fue sacado por Javier García.

Aunque intermitente, fue determinante la tarea de Pérez García. Fue él el encargado de anotar el segundo gol. Tras un zurdazo desde afuera del área de Rusculleda, el arquero dio rebote y el futbolista nacido en Salta lo aprovechó y puso el 2-0. Después de ello, Tigre ganó en confianza y seguridad. Y se vio a la defensa salir jugando sin dudar y un juego en función de equipo que invita a la ilusión.

Tigre cerró el torneo con 25 puntos y redondeó una buena campaña, luego de un comienzo de temporada alarmante. La gran tarea del entrenador Fabián Alegre le permite terminar el año con relativa tranquilidad en cuanto a su promedio y con un panorama mucho más alentador del que se preveía.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.