Olimpo se llevó un punto de Victoria


(Se Dice de Mi – Clarín) – Igualó 0-0 ante Olimpo y lleva seis partidos sin derrotas.

Es bravo este Olimpo de Walter Perazzo. Lo cuentan los números: entre el cierre del Inicial y este comienzo del Final, sumó 16 puntos de los últimos 18 que disputó. Y también su juego: no es fácil llegar con claridad hasta el arco que tan bien defiende Nereo Champagne. Es más: en el recorrido mágico por esos seis encuentros apenas recibió un gol. Ese que sucedió justo el día en el que arrancó la resurrección: aquel 3-1 monumental frente a River, en Núñez. En consecuencia, el empate sin goles de ayer ante Tigre, en Victoria, no debe ser interpretado como un asombro. Así como tampoco la victoria reciente, en Bahía Blanca, ante el campeón San Lorenzo. Olimpo es un equipo serio, arduo, proclive a neutralizar al rival primero y a sorprender luego. Ayer, le faltó la segunda parte del libreto.

Es cierto, de todos modos: Tigre estuvo más cerca del triunfo. Hizo más para acercarse a ella. Pero falló en el tramo decisivo de la cancha, en el área. No llegó mucho. Y cuando lo hizo fue impreciso en la definición. Y algo más: la posibilidad más clara con la que contó la desperdició por una imprudencia de Joaquín Arzura, ya en el segundo tiempo. El mediocampista gambeteó a Champagne, tenía todo para definir y simuló un contacto con el arquero, que no existió. El árbitro Sergio Pezzotta, bien ubicado, lo amonestó con acierto a Arzura.

Con la lucidez de Matías Pérez García Tigre fue mejor en el primer tiempo. Más prolijo en el traslado, más intenso en la búsqueda. Pero no le alcanzó para obtener ventaja en el resultado. En el segundo, se dosificó esa sensación de superioridad y Olimpo hasta se asomó a la victoria con un zurdazo de Jonathan Blanco que se fue apenas desviado. Al cabo, en un partido despojado de brillos, terminaron repartiendo el cero. Ese que tanto le simpatiza a Olimpo.

 

Dejá un comentario