Rosario Central y Tigre empataron en un partido intenso


(Se Dice de Mi – Diario 26) – Rosario Central, que venía de tres derrotas consecutivas, y Tigre, comprometido con el promedio del descenso, empataron hoy 1 a 1, en el estadio Gigante de Arroyito.

En un colmado Gigante de Arroyito, la multitud se fue masticando bronca, a partir de ese remate de Pablo Vitti, que rebotó en Alejandro Donatti y descolocó a Mauricio Caranta, para traducirse en la igualdad definitiva, cuando apenas quedaban 4 minutos para el cierre del cotejo.

El equipo de Arroyito, que cortó una racha de tres derrotas en fila pero llega a cuatro sin victorias, se había puesto en ventaja a los 18m. de la segunda parte, con un cabezazo de Paulo Ferrari.

Y el conjunto local tuvo una oportunidad inmejorable para sentenciar el pleito a los 24m. de ese segundo período, cuando el uruguayo Sebastián Abreu remató un penal y el arquero Javier García, la figura de la cancha, se arrojó hacia su derecha y detuvo el disparo.

Pero los dirigidos por Fabián Alegre, que sumaron el segundo empate consecutivo y cortaron una racha de 437 minutos sin festejar un gol (el anterior había sido el de Ignacio Canuto en el triunfo 1-0 sobre Racing), no se dieron por vencidos y extrajeron un “punto de la galera”.

El desarrollo del encuentro fue discreto, con escasas aristas para el elogio. Dentro de ese contexto, solamente por el simple argumento de llevar la iniciativa, pareció que Central se erigía en dominador.

Pero el equipo de Miguel Angel Russo también se mostró impreciso en la zona central y con poca movilidad en sus delanteros, más allá de que al `Chino` Carlos Luna le cometieron un penal en esos 45m. iniciales. Por eso, al `Canalla` le costó generar zozobras.

En una de las maniobras más destacadas en ese segmento inaugural, el arquero García manoteó al corner un remate de Ferrari.

En la segunda parte el esquema conservador del visitante quedó más expuesto: los medios Diego Castaño y Joaquín Arzura se retrasaron y así le cedieron el control del balón a Central.

El local empezó a manejar mejor los ritmos. Sin presionar demasiado, es cierto, pero con una determinación diferente a la exhibida en el primer tiempo.

Entonces, a los 18m., el pibe Lucas Lazo mandó un centro por derecha y el otro lateral, el `Loncho` Ferrari, apareció por el medio y, con un cabezazo, dejó sin asunto al guardavallas visitante. Parecía que Central lo iba a liquidar.

Máxime, cuando a los 23m., el defensor Erik Godoy le cometió penal a Walter Acuña y el árbitro Darío Herrera sancionó la falta.

La ejecución corrió por cuenta del recién ingresado Abreu, que no la picó y metió un `fierrazo` fuerte a la derecha del arquero, que se tiró hacia ese sector y rechazó el balón.

Con el ingreso de Peñalba, el elenco visitante mejoró en el traslado en el medio y cuando la derrota parecía cosa juzgada, el delantero Vitti, un hombre nacido en las entrañas del Gigante, estableció la paridad.

El atacante que también vistió la camiseta de Independiente y actuó en el fútbol peruano ensayó un remate desde fuera del área que rebotó en Donatti y sorprendió a Caranta. 1-1 y los fantasmas que invadieron otra vez al público local.

Los minutos finales fueron a puro vértigo y los de Miguel Russo pudieron ganarlo, tras una mala salida de Javier García (la única falla en la noche) y un remate apurado de Antonio Medina que fue restado en la raya por Canuto, otro de los que cumplió una labor destacada.

 

Dejá un comentario