¡Y terminaron sin goles!


(Se Dice de Mi – Diario Olé) – Tigre y Godoy Cruz jugaron un intenso partido en Victoria, en el que los dos arqueros fueron figura pero no pudieron romper el cero. Javier García tapó al menos cinco pelotas de gol y Carranza tuvo otras dos. El empate no le sirve a ninguno…

No fue justo el empate. Porque no fue uno de esos 0-0 en el que ninguno de los dos llegó al arco, sino todo lo contrario. Los arqueros fueron figura en ambos equipos, porque evitaron que el resultado fuera goleada para alguno. El que más laburo tuvo fue Javier García, que tapó al menos cinco pelotas con destino de red. Pero no pudo ser. Godoy Cruz se quedó otra vez con las ganas de sumar de a tres, meterse entre los de arriba pero, fundamentalmente, empezar a asomarse por afuera de la zona roja del descenso. Para el Matador, con apenas dos goles en todo el torneo y una sola victoria, fue más negocio por cómo se dio, pero también se quedó con gusto a poco.

Para entender por qué es el quinto empate en cero que suma Tigre hay que mirar al arco. A los dos. Porque de un lado Javier García tuvo un par de esas atajadas que a fin de año participan por la mejor del año. Dos a Obolo, otra a Aquino, dos a Castillón… El ex Boca apareció siempre que Godoy Cruz se despertó. Pero del otro, la mala fortuna y la puntería son los culpables de que el Matador haya convertido apenas dos goles en el torneo. Y también estuvo Carranza para eso: evitó que Janson gritara el suyo. El palo hizo lo propio con el de Vitti. Y Vesco, Wílchez y Canuto se quedaron con las ganas. Llegadas hubo y muchas.

Pese a la polémica del final (casual la mano de Nico Sánchez más allá de las protestas de Tigre), los dos se fueron en cero. Mereció más Godoy Cruz por profundidad pero también Tigre por actitud. Aunque la igualdad, la tercera consecutiva para ambos, no le sirve a ninguno.

 

Dejá un comentario