Matador de Victoria


(Se Dice de Mi – Diario Olé) – En el debut de Gustavo Alfaro, Tigre ganó, gustó y goleó frente a Rosario Central: fue triunfo del Matador 4-1 ante un Canalla que empezó ganando y se fue cayendo con cada gol. Luna -doblete-, Rincón y Bertoglio los autores de los gritos.

Vaya uno a saber sobre qué habrá trabajado Gustavo Alfaro en estos pocos días como técnico de Tigre para conseguir tal cambio. Porque esos mismos jugadores que con Alegre habían cosechado un triunfo (4-0 Racing) en seis partidos, ganaron, golearon y gustaron en el 4-1 frente a Rosario Central. Y los hinchas terminaron aplaudiendo ese toqueteo final que decretó el final del partido.

Aunque el Canalla fue el que abrió el marcador, en realidad el que metió el primero, al minuto de juego, fue Peñalba, pero el árbitro Baliño se lo anuló por una supuesta infracción (por TV no se llega a apreciar). Seguido, una buena triangulación de Central terminó en un centro atrás que Valencia facturó para el 1-0. Tigre no dio la sensación de haber sentido el golpe y siguió jugando de la misma forma. Le costó acomodarse, la pelota corría sucia, pero mantuvo la cabeza limpia. Luna de penal (falta a Rincón) puso la igualdad. Y pasado lo adicionado por el juez, otra vez el Chino apareció por el área, ganó de cabeza (ayuda de un defensor) y consiguió el 2-1 parcial.
Se esperaba una reacción de los rosarinos para la segunda mitad, pero ésta llegó a cuenta gotas. Un tiro libre de Becker pegó en el ángulo y un remate de Acuña que salvó Javi García fue lo más cercano que estuvo Central de achicar el margen que había entre uno y otro. Tigre continuó con su estilo, toque, aprovechamiento de espacios, velocidad en ofensiva, con Rincón (su primer partido como titular) electrizante y Peñalba conduciendo. Así llegaron los tantos de Rincón (error de los centrales y tardía salida de Caranta) y el cuarto de Bertoglio, con apenas unos minutos en cancha.
Alfaro debutó con una equipo Matador, que jugó, goleó y gustó.

Dejá un comentario