Boca superó a Tigre y espera que se caigan los de arriba


(Se Dice de Mi – Clarín) – Le ganó 2-0, en la Bombonera, con un par de goles de Emmanuel Gigliotti -el primero de rebote del penal que le contuvo Javier García.

Boca volvió a ganar por el Campeonato de Primera División. Tras la derrota ante San Lorenzo, superó 2 a 0 a Tigre, en la Bombonera, con un par de goles de Emmanuel Gigliotti. Otra vez fue clave la actuación de Andrés Chávez, que pese a ingresar en la segunda etapa fue de lo más desequilibrante y le dio al local el peso ofensivo que careció por varios momentos de la tarde. Primero, al ex Banfield le cometieron el penal que devino en el tanto de rebote del goleador de la partido. Luego, armó la contra con la que Gigliotti liquidó el partido.

Tras la goleada ante Cerro Porteño en Paraguay por los cuartos de final de la Copa Sudamericana, Rodolfo Arruabarrena puso a sus mejores hombres para enfrentar a Tigre, pese a que su equipo está lejos del puntero, River, en la tabla. Gustavo Alfaro, en tanto,  dispuso que su Tigre se parara con un 4-4-2, pero no que sus jugadores se metan atrás. Y antes de los dos minutos, la visita casi enmudece a la Bombonera. Se escapó por derecha el colombiano Tomás Rincón y cuando pisó el área cruzó tanto su derechazo rasante que salió desviado.

Boca se despertó y reaccionó con tres jugadas. Primero, Nicolás Colazo cruzó desde la izquierda un pelotazo largo para José Fuenzalida, que tras enganchar hacia el medio dejó su zurdazo en las manos de Javier García. Luego, en posición adelantada, Emmanuel Gigliotti forzó el lucimiento del arquero tras una pase de César Meli. Y en la más clara, otra vez apareció Fuenzalida. Al chileno le cayó un rebote tras un tiro de esquina y soltó un derechazo que salió pegado al poste derecho del arco visitante. Hacia los 30, Boca era algo más.

Boca tenía mucho más la pelota que Tigre en el final de la primera etapa. pero con el buen nivel de Colazo y Fuenzalida no le alcanzaba para desequilibrar ni para llegar al arco contrario con profundidad. Antes de los 40, Gigliotti recibió de espaldas dentro del área, se las ingenió muy bien para girar y buscó el ángulo derecho con un zurdazo que se perdió alto.

Luego de una falta a Meli cerca del área visitante, Boca tuvo la primera llegada de los segundos 45 minutos, antes de los 5. Federico Carrizo se hizo cargo del tiro libre y su remate por afuera de la barrera fue desviado por García al tiro de esquina. Hacia el cuarto de hora, el trámite era parejo y Arruabarrena movió el banco y mandó a la cancha a Chávez y al debutante Leonardo Suárez, en lugar de Carrizo y Fuenzalida. Pero el que casi acierta un pleno fue Gustavo Alfaro, dado que el pibe que Leandro Garate, que reemplazó a Rincón, casi marca con un derechazo.

El gol que Boca no encontraba por su falta de juego, casi lo halla por un error de García. El arquero recibió la pelota dentro del área de Canuto y en vez de rechazarla quiso gambetear a Chávez y se hizo un nudo. Pero tuvo fortuna y todo terminó en un tiro de esquina. El ingreso del ex Banfield mejoraba a Boca y antes de los 25 fue bajado por Erik Godoy dentro del área. Germán Delfino no dudó y cobró penal. Gigliotti lo pateó cruzado y García rechazó el remate, pero el rebote le cayó al delantero, que lo ajustició con un zurdazo para poner el 1 a 0.

Y a los 37, otra aparición de Gigliotti liquidó el partido. En esta ocasión, el delantero sacó provecho de una corrida de Chávez y de la lentitud de Blengio para cerrar. El defensor se durmió y luego, encima, fue rozado por la definición del Puma. Con el 2 a 0 se bajaba la cortina del partido.

Con el pitazo final y la victoria en el bolsillo, los hinchas de Boca se hicieron sentir. Más allá de la ilusión por los duelos que se vendrán con River por las semifinales de la Copa Sudamericana, los de Arruabarrena, pese a todavía estar lejos de los primeros puestos, no quieren bajarse de la pelea.

 

Dejá un comentario