Corte… a la ilusión

Por Sebastián Billone – Ya no sé con quién enojarme… Sí… el primero, el más fácil, es Ceballos. Por no ver la piña a Godoy, que era penal y roja, por lo que dejó pegar a Gómez Andrade, por pasarle la pelota a Alfaro cuando el que tiene que decidir es él, por adicionar catorce minutos, por no ver un offside tan grande como el Gigante de Arroyito.

Pero varios se sumaron a la lista… Primero el intento de hincha que arrojó el proyectil, que no sólo le abre la cabeza a Alfaro, sino que perjudica a su propio equipo, que seguramente deberá afrontar una dura sanción; y a todo el resto, a los que nos gusta el fútbol, a los que queremos ver público visitante en una cancha. Pero parece que no podemos ni siquiera mostrar comportamiento con una sola parcialidad.
Aunque también debemos mirar para adentro. Marquemos errores y tratemos de encontrar una solución, porque si creemos que sólo un árbitro y un piedrazo nos hicieron perder el partido, nos volverá a pasar lo mismo en una semana.
En errores personales debemos marcar la tonta expulsión de Larrondo, que entendemos, recibió todo el partido, lo castigaron de arriba, de abajo, y no tuvo respuesta del árbitro. Pero querer hacer justicia por mano propia en este deporte no sirve, y menos de manera tan inocente. La segunda expulsión parece una mano fortuita, que Ceballos decidió cobrar cuando todas las veces anteriores decidió pasar de largo.
Y ahora llega lo colectivo, quizás ahora que pasó la bronca. ¿Pasó la bronca? Podamos hacer un análisis más profundo, y darnos cuenta que no generamos situaciones de gol en 180 minutos, que el mediocampo sigue siendo una zona de paso, y que los de arriba siguen vacíos, esperando solamente por alguna genialidad del diez.
¿Que duele más: el piedrazo a Alfaro o arrancar otra vez con el pie izquierdo, sabiendo que estos puntos perdidos van a doler al final?
Por lo menos, así lo siento yo. 
ADELANTADO MATADOR – @Matador1MA

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.