El Tigre de Camoranesi sembró todas las dudas

El Matador jugó uno de sus peores partidos en años y en todo aspecto. Cayó sin atenuantes ante un Defensa que se floreó en Victoria.

Tristeza, bronca y preocupación fue lo que cosechó el Pueblo Matador en el pitazo final de Fernando Echenique. A Tigre no le salió nada y la actitud fue tan “tímida” que exacerbo el estado anímica de toda la cancha a tal punto que llegó a los insultos y silbidos en la primera presentación de un entrenador que comenzó con el pie izquierdo en todo aspecto.

De entrada la visita se mostró superior con la sola intención de ser protagonista. Tigre pareció ceder la iniciativa con la idea de solo presionar en mitad de cancha para aprovechar el error rival. Muy poco para ser local ante un rival como Defensa y Justicia. La pregunta será que hará cuando enfrente a un grande de visitante. Más allá de eso, la idea no funcionó. Tigre nunca pudo aprovechar nada y Defensa ganó todo el tiempo. No llegó al gol antes porque nunca se desesperó y solo esperó a que el premio llegue. Fue de Fabián Bordagaray poniéndole un manto de justicia a lo hecho en cancha.

Con la diferencia en contra uno imaginaba que Tigre iría a presionar mas alto y jugársela todo por el todo. NO. Eso nunca sucedió. Cual robot que sigue las ordenes, el equipo seguía esperando en mitad de cancha para empezar presionando. Insólito.  Si Defensa tocaba la pelota a la altura de su área grande durante el resto del partido, no hubiese sucedido nada más.

En el complemento, con el ingreso de Itabel y Piriz parecía que todo cambiaba pero solo duro10 minutos. La impotencia de un mal partido en general condenó a Tigre a sufrir el partido. Tigre pudo haber empatado de la mano de Rincón o González pero lo terminó perdiendo por dos pos Stefanelli. De todas maneras nada hubiera cambiado el concepto. El técnico entró con el pie izquierdo y deberá cambiar mucho para revertir la imagen que cosechó en cancha y fundamentalmente en sus ideas tácticas que a piori son incomprensibles. Quizás la bronca no cegué a la hora de tal calificación pero eso le sucedió a la mayoría que fue a vivir una fiesta y terminó con un pesadilla.

 

Sergio Daniel Pavón

www.tigrevision.com.ar