Lluvia de criticas para el entrenador

Camoranesi logró lo que nadie. En menos de 45 minutos del cara a cara con la gente, cosechó insultos, silbidos, preocupación y bronca.

Que en el fútbol los plazos son cortos, nadie lo duda. Que la paciencia de la gente dura poco también. Pero que pase en 45 minutos o menos, es increíble pero real; fue lo que sucedió en el José Dellagiovana.

En los primeros partidos poco se pudo apreciar de lo que pretende el técnico y mucho menos en el segundo ante Estudiantes que se desnaturalizó muy rápido. Sin embargo, pasaron pocos minutos en el José Dellagiovana para que la gente quedé boquiabierta. No fue la primera vez o la última que veamos a un Tigre retrasado, esperando al rival en su campo a la espera de su equivocación; lo que generó la bronca fue que el rival no ni River o Boca en sus canchas, fue de local ante Defensa y Justicia. Y lo colmó la paciencia fue que aún en desventaja, seguía esperando en mitad de cancha a que se venga el rival, que si se dedicaba a tocar la pelota cerca de su área grande el partido se terminaba ahí.

Bronca mucha bronca. Camoranesi parece tener el futbol que su imagen concentra de tantos años de fútbol italiano. Ese es el fútbol que le gusta a pocos, pero que si da resultados se acepta. Ahora, si con ese fútbol te pegan una baile de novela y no reaccionas por “orden del técnico”, que confirmó en una un contundente respuesta en conferencia de prensa… “es lo que jugamos”, dejando entrever que no hay plan B, generó todo tipo de criticas.

Su llegada no fue resistida. En nuestro sito tuvo una aprobación de más del 60%, pero igual estaba todo por verse y lo que se vio hasta ahora genera todas las dudas.

 

Abrazo Matador

Sergio Daniel Pavón