El primer hincha que se implantó un chip en un brazo para entrar a la cancha

Clarín – Se llama Ezequiel Rocino, tiene 48 años y, además de fanático de Tigre, es secretario del club. “Me lo puso un cirujano. A los 15 minutos estaba yendo a trabajar”, cuenta. El dispositivo tiene todos sus datos de socio. 

“Lo llevo en la piel” es una frase que suelen usar los hinchas de fútbol para graficar el amor que sienten por su club. Pero si se habla de Ezequiel Rocino, hincha de Tigre de toda la vida y dirigente de la institución de Victoria, podría tomarse al pie de la letra. Es que este fanático acaba de implantarse un chip en su brazo derecho, con toda la información que suele llevar el carné de socio. Es el primero en hacerlo y busca promocionar a través de una prueba piloto que llevar al club en la piel es posible. Encabezó el lanzamiento del sistema Ticket Pasión, que podría permitir en el futuro que los hinchas ingresen al estadio con un chip colocado en el cuerpo.

 19

“El carné normal tiene un chip, y éste es un poco más chico, del tamaño de un grano de arroz. Así que pensé que estaría bueno tenerlo en el cuerpo. Investigué un poco y encontré uno que se adapta sin problemas. Fui a un médico cirujano, me lo puso entre el músculo y la piel, debajo del hombro, y en 15 minutos ya estaba yendo a trabajar como si nada. No duele y podés seguir haciendo tu vida normal”, señaló Rocino, de 48 años. Y destacó: “Esta es una tecnología que ya existe y a mí me pareció interesante aplicarla para las canchas. Queremos que Tigre esté a la vanguardia en cuanto a tecnología”.

El lunes a la tarde, en la previa al partido del Matador contra Sarmiento, Rocino puso la idea en práctica: pasó su brazo derecho con el chip cerca del lector donde habitualmente se coloca el carné, y el molinete se abrió como por arte de magia. Segundos más tarde, estaba sentado en su platea, feliz por ver el partido y porque el “experimento” había dado resultado. “Funcionó muy bien, mostró que soy socio activo y tengo una platea anual”, remarca

El dispositivo cuenta con todos los datos del socio: nombre y apellido, antigüedad e indica si tiene la cuota al día, ítem fundamental para acceder al estadio. Una de las principales ventajas de este sistema sería que permitiría tener un mayor control sobre el acceso de los hinchas a los estadios.

Por el momento se trata de una prueba experimental: es decir, no se abrirá ningún registro para que los socios de Tigre interesados en implantarse el chip puedan hacerlo. Todo seguirá como hasta ahora. Eso sí, a futuro hay muchos interrogantes. Por ejemplo, ¿qué dirá la AFA? ¿Quién se haría cargo del costo del implante? Y sobre todo, ¿qué opina el hincha? “Nunca va a ser obligatorio, siempre voluntario”, remarca.

Mientras tanto, Rocino le saca dramatismo al tema y asegura que a horas de haberse implantado el chip estaba haciendo su vida normal. “Me bañé, fui al gimnasio como todos los días y no sentí nada”, afirma el dirigente especialista en marketing.

Para dejar en claro que es fanático de verdad, se hizo colocar el chip debajo de un tatuaje del Matador. “Eso lo hace más pasional”, dice, convencido. ¿Quien puede contradecirlo?