El Matador sufrió otra desilusión

Tigre volvió a perder y aunque tuvo sus opciones, el equipo dejó muchas dudas y empieza a condicionar a su entrenador. El único gol lo hizo Mauro Formica y Cachete Morales desperdició un penal.

Nadie imaginó este arranque. Dos jugados, dos perdidos para estar en el último puesto entre 30 equipos. poco funcionamiento en un mar de rendimientos colectivos muy por debajo de lo que se puede pretender.

Ante Newell´s los primeros 30 minutos fueron todo del local, convirtiendo en figura al debutante Nelson Ibáñez y preocupando a todo un sistema defensivo que mostró su endeblez con un medio campo que poco ayudaba y una ofensiva ausente sin aviso. Cuando Newell´s aflojo y Tigre se dio cuenta que tenía que hacer “algo mas” llegó lo mejor de Tigre. Lo tuvo Morales, lo tuvo Cachete pero la más clara fue el penal desperdiciado por el propio Cachete que le pegó muy mal para tamaña responsabilidad.

En el complemento se dio un partido muy parecido pero con la salvedad que Tigre nunca más llegó y Formica encontró un rebote para convertir y transitar los últimos minutos a la espera de un contra para liquidarlo, a la vez que solo se dedico a esperar a un Tigre completamente inoperante.

Sin analizar en detalle rendimientos individuales, Tigre deberá mejorar mucho porque sino como el propio técnico lo remarcó, su situación se empezará a complicar.

 

Sergio Daniel Pavón