Otro empate con sabor a poco

A Tigre otra vez se lo empataron cerca del final. Lo tuvo para ganar pero pagó caro el retrasarse en el final del partido. Fue 1 a 1 con Boca con los goles de Diego Morales para el Matador y Juan M. Insaurralde para el Xeneize.

La jornada arrancó de lo mejor con el regalo de Pablo Pérez en el inicio del partido, capitalizado por Cachete Morales que puso el 1 a 0 rápidamente. Aunque segundos antes Boca había llegado con peligro por intermedio de Benedetto el primero en pegar fue el local y eso cambio todo. Tigre entró en confianza y Boca empezó a dudar tanto en la definición y en algunos huecos defensivos. Un par de llegadas o aproximaciones le permitieron a Boca estar cerca del empate. Sin embargo la situación más clara la tuvo Tigre con otra pelota que captura Diego Morales en el área y se la cede a Lucas Janson que no puede concretar de cabeza con un arco desguarnecido.

En el complemento fue de tramite definido. Boca con la pelota en campo rival y Tigre al acechó en busca de una contra que defina el partido. Se repartieron las llegadas pero las primeras fueran del Matador que de la mano de Janson y Rincón tendrían que haber definido el partido. No lo hizo y Boca de tanto ir llegó al empate a 9 del final con Insaurralde y hasta lo pudo ganar con Pavón o Centurión.

Reparto de puntos y reparto de tristeza. Tigre porque lo tuvo otra vez muy cerca y Boca porque dejó puntos que lo alejan de los punteros. Pero al igual que contra Independiente, empatar ante los grandes nunca se debe despreciar porque equipos como Tigre, están muy lejos en cuanto al potencial económico e institucional.

 

Sergio Daniel Pavón