El Matador quebró el maleficio en Bahía Blanca

Tigre consiguió su primer triunfo con una contundente goleada por 4 a 1 ante Olimpo de visitante. Los goles lo consiguieron Cachete Morales y Alexis Castro en el primer tiempo y Sebastián Rincón y Oliver Benitez en el complemento. Blanco de penal el empate transitorio para el local.

A Tigre le costaba ganar y mucho más de visitante. Si bien en varios de los partidos estuvo cerca de sumar los tres punto, no lo había conseguida hasta que su rival fue Olimpo y justo horas después del golpe duro de la lesión de Lucas Janson.

El trámite del partido se disputó bajo una tenue pero persistente lluvia, que hizo un campo de juego rápido y peligroso a la hora de apostar a la precisión.

El Matador golpeo primero gracias al desborde de Rincón y la excelente definición de Cachete Morales que se anticipo a la defensa con un cabezazo digno de un centro delantero avezado.

A partir de allí, Tigre pareció controlar el partido, sin embargo un agarrón de Galmarini a Pizzini, obligó a González a cobrar penal en medio de la polémica ya que el asistente había marcado un off-side posterior. Blanco no falló y a barajar y dar de nuevo. El primer tiempo parecía irse en tablas pero una magistral ejecución de Alexis Castro convirtió un tiro libre en el desequilibrio de la visita.

En el complemento, Tigre arrancó concentrado no dejando llevar por encima y aprovecho el nerviosismo de un local cada vez mas presionado por su parcialidad. Aumentó Rincón que se pudo sacar la mufa de goles errados increíbles y decoró Oliver Benitez luego del booper de Nereo Champagne.

Triunfo y alivio. Formación obligada a cambios que ameritan analizar si por el destino, Troglio encontró el sano equilibrio que permitió volver al triunfo a un equipo con potencial pero que no lo había podido demostrar.

Ganó Tigre y el pueblo Matador esta feliz.

Vamos por más….