El Matador ganó jugando muy mal

Tigre perdía sin reacción ante Unión pero lo terminó dando vuelta cuando nada lo hacía prever. Emmanuel Britez abrió la cuenta para la visita, lo empató Erik Godoy y lo sentenció Carlos Luna por duplicado con dos penales claros sobre el final.

Dinámica de lo impensado reza una frase del futbol argentino. Nadie pensaba que Unión con 7 jugadores reservados, le iba a complicar la jornada a un equipo que llegaba entonado por la goleada en Bahía. Nadie podía imaginar que jugando tan mal a falta de un cuarto de hora, terminé metiendo 3 goleas para dar vuelta el partido. Nadie puede imaginar lo que puede suceder hasta que la pelota empiece a rodar y nadie puede asegurar nada hasta que el árbitro de por concluido el partido. De allí el…. “QUE LINDO QUE ES EL FULBO PIBE”.

Sin entrar en la crónica detallada del trámite del partido, se tiene que ver el bosque alejándose un poco del árbol. Esta claro que lo que sucedió en la tarde soleada del José Dellagiovana se va a dar muy pocas veces. Ganar jugando decididamente mal, no es de todos los días… y créame que Tigre jugó muy mal, ganó pero jugó muy mal; hasta el propio entrenador reconoció que fue el peor partido desde su llegada.

Es cierto, ganar deja la tranquilidad para trabajar con menos presiones. No es lo mismo irse del estadio eufórico y aplaudido, que cabizbajo y silbado como seguramente lo hubiese soportado de pegar ese giro inesperado del destino. Pero… ¿Qué le pasa a este Tigre?, ¿Podrá Troglio equilibrar y hacer jugar mejor al equipo?… Muchos interrogantes de base para responder por el cuerpo técnico y plantel.

Tigre se acomodó un poco en la tabla pero sigue a la deriva futbolística. Fe sobra y esperanza en Troglio y plantel también… esperemos que la respuesta y la práctica de la solución este disponible rápidamente.

 

Sergio Daniel Pavón