Un Matador a paso firme

Tigre le ganó con claridad a Quilmes y volvió darle una alegría a su gente. Con goles de Carlos Luna, Alexis Castro y Federico González superó al Cervecero y se levantó del mal paso en Mendoza.

El partido se jugó con una invitada especial: la lluvia. Con el campo de juego muy rápido había que ser muy preciso y estar expectante que en cualquier momento el rival se podía equivocar.

En ese contexto el tramite fue parejo, pero Tigre tomaba la iniciativa y buscaba más; tenía más profundidad y parecía que podía desnivelar en cualquier momento. Lo tuvo Diego Sosa que capturo un rebote dentro del área pero elevó su remata. Minutos después llegó el gol del Chino, centro perfecto de Galmarini y misma definición para el cabezazo de Luna.

Cuando Quilmes parecía que se estaba acomodando el golpe, enseguida llegó el segundo. Centro de Urribarri, asistencia perfecta de Sosa y golazo de Alexis Castro. Gran ventaja y partido controlado.

En el complemento, a la lesión de Cachete se le suma la de Luna pero Quilmes nunca se llevo a Tigre por delante. Los de Troglio controlaron a su rival y el tercero pudo haber llegado mucho antes porque por momentos, la visita quedaba muy expuesto en defensa. Salvo un remate de Andrada o un mala salida de Ibáñez; hicieron que el partido no tuviera definición. Pero claro, una más iba a tener y se dio en el final. Fede González volvió al gol y Tigre a sonreir.