Mueca fin de año

Tigre terminó el año como fiel reflejo del semestre. Poco juego, mucho murmullo y puntos desperdiciados. Empató 0 a 0 con Atlético de Tucumán y deambula por mitad de tabla.

Cuando te pones la vara muy alta, después es muy difícil cumplir la meta. Entre los mejores cinco rondaba el ambiente Matador; sin embargo encontrarse a mitad a tabla genera cierta desilusión.

Anoche volvió a tener un flojo partido y sin rendimientos individuales altos. Algo de Cachete pero con todas las imprecisiones juntas de la inactividad.

El Matador pudo haber cerrado el año de la mejor manera. De las últimas cuatro fechas, tres era en casa y la visita era a Junin. Sin embargo de esos 12 puntos se cosecharon solo 5. Pero esta bien, porque desde lo futbolístico quizás es lo que generó. No solo en las últimas fechas sino en todo lo que va del torneo. Quizás en algún momento fue un equipo para la ilusión pero terminó siendo otro equipo de mitad de tabla. Puede mejorar?, CLARO, pero se tiene que replantear muchos ítem, armar un nuevo plantel y trabajar mucho. Lo bueno. El Promedio que permitirá trabajar tranquilo.

Sergio Daniel Pavón