Al Matador se le escapó y Gimnasia lo encontró

Increíble derrota de Tigre. Sin jugar bien mereció ganar pero terminó perdiendo y la gente se desilusiona cada vez más con el equipo y hasta con el cuerpo técnico, que empieza a hablar de “plazos”.

Lo primero que hay que decir es que Tigre no jugó mal, tampoco jugó bien… disputo un partido parejo, pero en el que tuvo unas cuantas jugadas claras como para cortar la racha y vivir una semana tranquila. Lamentablemente no pudo concretar ninguna y en pocos minutos lo terminó perdiendo, dejando una sensación de vacío emocional cada vez más pronunciado.

Esta claro que Troglio le esta buscando la vuelta. Hoy cambió varios nombres y hasta hizo variantes tácticas. La pregunta es… “si no puedo encontrar el equipo con su ideal”… ¿se puede hacer con manotazos de ahogado o intentos de plenos para salir adelante?. Ahora, ¿todo pasa por el entrenador?. Claro que no. Los desaciertos individuales de los jugadores, en muchos casos no tienen nada que ver con la consecuencia de un sistema o una determinada posición que los desfavorece. Los goles errados de manera increíble o las desafortunadas acciones individuales en muchos casos fueron propios de los jugadores. No es necesario repasarlos, porque puntualizar en este contexto es mirar el árbol. Hay un problema mayor e involucra a todos… Será difícil encontrar una solución en lo breve pero cambiar de rumbo quizás sea un golpe anímico de horas.

Momento complicado de Tigre, que preocupa a todos y lo peor que provocaran días de mucha angustia. A calmarse y a pensar inteligentemente. Que la pasión no supere a la razón. Roguemos que el barco empiece a encontrar su horizonte, lo más rápido posible y deje pocos daños.