Una derrota que profundiza la crisis

Tigre arrancó bien pero se desdibujo hasta dejar la imagen de siempre. Perdió con Central y necesita cambios con urgencia. Lo primero un técnico definitivo.

La primera corrida de Alexis Castro y las 4 claras situaciones que tuvo en la primera parte del primer tiempo fueron solo un espejismo que hacia mucho que no veíamos. Lamentablemente duro poco y luego se repitió lo que refleja la actualidad de Tigre. Sin juego, sin peso y la sensación que cuando te convierten todo se acaba.

Paso una semana desde la renuncia (huida) de Troglio y el barco sigue a la deriva. Pasan los puntos y el fondo de la tabla esta cada vez más cerca. Es cierto que los promedios en la actualidad no es un problema… pero lo será en la próxima temporada.

Parece que la dirigencia se toma su tiempo para contratar al nuevo entrenador. Es cierto que es una decisión transcendental en la que va ligada el futuro de Tigre en primera. No se puede fallar, de allí que hay que pensar con claridad, pero las urgencias son muchas y la gente necesita respuestas rápidas.

Hace poco que Ezequiel Melaraña es presidente y se encuentra en su primera crisis al frente de la institución. Su apuesta fue apuntalar a los chicos de inferiores y no hacer desajustes económicos en un momento complicado en el futbol argentino. Pareciera que la apuesta “se complico” pero tampoco haber traído “refuerzos” de categoría hubiese sido garantía de nada. Quien hubiese podido traer Tigre con su presupuesto, compitiendo un mercado en absoluta desventaja.

Estamos en crisis y dependemos de una buena decisión de Ezequiel Melaraña…. esperemos que se ilumine y todo vuelva a ser tranquilidad en el Pueblo Matador.