Horacio Elizondo, sobre Vélez-Tigre: “No puedo creer el penal que cobraron”

El titular de la Dirección Nacional de Arbitraje afirmó sobre Pedro Argañaraz: “No pongo las manos en el fuego por nadie”.

Clarín – Pedro Argañaraz quedó en el ojo de la tormenta tras el escandaloso desenlace que tuvo el partido entre Vélez y Tigre. El árbitro cobró un muy polémico penal a favor del equipo de Liniers cuando el partido se acababa. Luego recibió los reclamos de todo el plantel, mientras que Facundo Sava, que había sido expulsado, contó que se había sentido robado. Y Horacio Elizondo, titular de la Dirección Nacional de Arbitraje, confirmó que pararán al juez del duelo que cerró la fecha de Primera División.

Tras el duelo en Liniers, Sava descargó su bronca: “Me siento robado. Desde el primer minuto me amonestaron jugadores (vieron la amarilla cuatro jugadores de la visita y ninguno del local), pero esto no es de ahora. Es de hace rato pero lo de hoy fue alevoso”. El DT aclaró que no se trata de un hecho aislado: “Esto viene desde el partido con River, que no nos cobraron dos penales. Nunca viví en el fútbol una cosa igual, pero esto me da más fuerza para seguir“. A su vez, el entrenador contó por qué lo expulsó el árbitro: “Fue porque le dije que nos estaba robando”.


Vélez aprovechó un regalo del árbitro, venció a Tigre y tomó aire

Durante su entrevista con radio La Red, Sava habló con Elizondo, quien se mostró atónito y dejó una fuerte declaración: “Estoy sorprendido, no entiendo cómo pasó esto. La verdad que no puedo creer el penal que cobraron“. Consultado sobre si pondría las manos en el fuego por Argañaraz, Elizondo fue claro: “Yo no pongo las manos en el fuego por nadie. Lo hablaremos tranquilos en otro momento y si pasó algo y hay algún indicio de algo, voy a ser el primero en tomar cartas en el asunto. Perdió Tigre y perdió el arbitraje”.

En la jugada que desató la polémica, Argañaraz cobró un agarrón de Erik Godoy a Mariano Pavone, de esos que abundan durante los partidos, y luego el 9 convirtió de penal el 2-1. La seguridad tuvo que intervenir cuando, finalizado el encuentro, los jugadores de Tigre se le fueron encima al árbitro.