Nueva decepción en el José Dellagiovanna

El Matador lo tuvo todo para ganarlo pero no pudo. Jugaba mejor, ganaba y el rival con uno menos, sin embargo, perdonó y se lo empataron.

Dicen que cuando venís mal, todo te sale mal. Ese parece ser el destino de Tigre en este torneo de la Independencia.

Anoche sin ser brillante, supera a San Martín de San Juan en el juego, el resultado y el estado anímico del partido luego de la expulsión de Marcos Gelabert; pero ni eso alcanzó para vivir una noche de respiro.

A medida que Tigre se “morfaba” de manera increíble goles tras goles, se veía venir que podría pasar lo que finalmente pasó; que se lo empaten de la nada. Sucedió y de golpe volvió el Tigre del sufrimiento, la impotencia y la decepción sin fin. Lamentable. Se necesitaba ganar como sea y Tigre se lo empató solo.

Se pueden rescatar algunos datos positivos del partido de anoche. Sacando de la lado la amargura del resultado y del presente estadístico de esta campaña; la inclusión de Lucas Menossi en el lateral derecho puede ser una opción más que interesante de cara al futuro. El regreso de Juan Carlos Blengio fue importante; al igual que la de Lucas Janson, quien a medida retome ritmo va a ser fundamental la temporada que viene. Si quiere le puede sumar la levantada de Diego Morales, quien había generado gran expectativa en su regreso a la institución pero que nunca fue el que vimos.

Lo más triste de la jornada fue lo de Carlos Luna. La gente fue a ver la gran noche del Chino y presenció la impotencia de un jugador que le ha hecho ganar muchos partidos a Tigre pero que, fue quien tuvo más posibilidades de asegurar el resultado y le dio vida al rival. Una pena.