Otro técnico en el camino

Tigre perdió dolorosamente ante Vélez y provocó la renuncia indeclinable de Facundo Sava. Fue un 3 a 0 tan penoso que insultaron a todos… jugadores, CD, e incluso al presidente con nombre propio.

El 2017 tendrá tres técnicos en la historia del Matador. Lo empezó Pedro Troglio, quién huyo cobardemente dejando un desastre; lo siguió Facundo Sava, quien vino a salvarnos de la mano del buen futbol y nos terminó hundiéndonos en un pantano sin escapatoria, y lo continuará Pepe Castro hasta que la CD vuelva a elegir otro DT.

Será una difícil decisión. De los últimos elegidos, dos de ellos (Camoranesi y Sava) fueron, de las peores decisiones en años, al punto que el romance de la gente con la gestión “Massa” empezó a resquebrajarse, luego de tantos años de agradecimientos. Hoy Ezequiel Melaraña fue insultado por gran parte del estadio y eso no es un dato menor. Con un Sergio Massa abocado solo a la política Nacional, Melaraña es y será el hombre que marque el destino del club.

Según allegados en voz baja, Melaraña fue quien decidió la llegada de Sava y se equivocó; pero todos entendemos que el problema no fue Sava exclusivamente; la decisión de apostar al futuro, de la mano de los chicos y por ende de cuidar la billetera del club, sumado al apoyarse en “caudillos” se solo nombres, condicionó. Tal vez Sava en otro club y otro contexto sea un gran entrenador pero cuando decimos que se equivocó Melaraña al elegirlo, fue en referencia de hacerlo para este presente y plantel de Tigre. Hubiera llegado Guardiola y quizás mucho hubiese hecho mucho mas que el Colorado.

A dar vuelta de página y volver a empezar. Todo inicio de un nuevo ciclo trae esperanzas.

Ahora nuevamente hay que buscar DT, y hay tiempo para elegir. Esta temporada está perdida. De acá al nuevo torneo se deberá elegir un entrenador con el cual se pongan de acuerdo con el plantel a trabajar y sin miramientos ni condicionantes; sean Cachorros o históricos deberán dar la talla con el único condicionante de estar capacitado en la actualidad, para jugar en la primera de un club como Tigre.

Esperemos que el presidente se rodee de gente idónea y la decisión sea avalada con presupuesto para traer los jugadores que pida el técnico y no segundas y terceras opciones. En todo caso, que se diga claramente que “hay que arreglársela como se pueda” y no que se diga que “hay un plantel para pelear entre los primeros 5”, como se dijo al iniciar la temporada 2016-2017.