“Es una manera de agradecerle a la gente”

Ricardo Caruso Lombardi, quien el miércoles dirigirá su primer entrenamiento al frente del plantel del Matador, advirtió: “Como equipo estaban un poco desarmados. Yo no me caso con nadie. El que juega bien, lo pongo, sea grande o chico”. Además, querido por los hinchas, expresó que “quiero ayudar” y pidió un deseo: “Ojalá nos vaya bien”.

Diario Olé – Cuando uno menos se lo espera, Ricardo Caruso Lombardi rompe con todos los papeles y asume en un club diezmado. Es que Tigre no encontró el rumbo en todo el campeonato (pasaron Pedro Troglio, Facundo Sava y el interinato por un partido de Pepe Castro por el banco) y se ubica en la 25° colocación de la tabla con tan solo 25 puntos en 27 partidos jugados, y comienza a relojear la tabla de las promedios para la próxima temporada.

Pero la historia de Caruso con la gente del Matador va más allá: dirigió al Tigre campeón de la B Metropolitana en la temporada 2004/05 y volvió en el año 2010, con el equipo ya en Primera, por lo que este será su tercer ciclo en el club de Victoria. “Volver al club en este momento es una manera de agradecerle a la gente todo lo que me dio. Quiero ayudar al equipo. Ojalá nos vaya bien”, admitió el entrenador, quien ya dirigió a Huracán en el actual campeonato. Además, ya piensa en las futuras formaciones: “Como equipo estaban un poco desarmados. Voy a tener que fijarme en ese aspecto. Yo no me caso con nadie. El que juega bien, lo pongo, sea grande o chico”.

“Hace unos días hablé con el presidente y estaba mal. Charlé y le dije de juntarnos”, admitió en declaraciones con el programa radial Fútbol en la Uno, el ex entrenador de San Lorenzo, Racing y Quilmes, entre otros clubes. Y fiel a su estilo, ya comenzó a picantear una posible definición en caso de que le toque el papel de ser juez del descenso: “Si defino con Arsenal y no están salvados, va a ser una batalla campal, ja”.

Por último, quien ocupa un puesto de panelista en un programa de televisión, expresó que “va a ver” si sigue en el canal ya que “no quiero fallarle al club, pero tampoco a Martín Liberman”, quien es el conductor.