Otra noche para el recuerdo en el José Dellagiovanna

No solo Tigre ganó su segundo partido seguido en una temporada para el olvido, sino que se vivió el retorno de RCL al Matador y se festejó los 100 goles del gran Chino Luna. Noche perfecta!!!

Creer o reventar. Llegó Caruso y llegaron los triunfos con arco invicto. Es cierto que no es lujoso, que su planteo prioriza defender, pero es que Tigre está para eso con este plantel y este contexto, defender bien e intentar convertir cuando tiene posibilidades. Y Caruso lo logró, segundo partido al frente del Matador y 6 puntos.

En el partido ante Rafaela tenía todos los boletos de candidato. La Crema llegaba descendido y con varios jugadores no habituales virtud de la depuración de su plantel y Tigre de local con su gente en festejo por lo 100 goles de Luna y el regreso de Caruso a Victoria, “pagaba dos pesos”, no fue fácil, se sufrió en conseguir el gol pero en definitiva se consiguió y la noche fue completa.

Del buen futbol y otras yerbas no es el momento de analizar, ya que ni del cuerpo técnico se lo plantean de acá al final. Es solo acomodar, ordenar e intentar sumar y se esta logrando. A Tigre le llegan poco, se defiende medianamente bien y consigue la diferencia para sumar de a tres.

Y si la Victoria es por intermedio del homenajeado de la noche, la sonrisa es mayor. Luna lo hizo de nuevo. Tuvo un par de errores increíbles en la definición pero llegó la ultima y con suspenso por la intervención de Hoyos, convirtió el del triunfo.

La gente se fue contenta. Hay esperanzas con fundamentos y el clima interno vuelve a encausarse y eso dará la tranquilidad para enfocarse en lo que viene de la mejor manera.