El Matador sigue de malas

Tigre volvió a perder y la desesperación aumenta. Caruso sigue perdiendo crédito y la crisis se profundiza. Quizás mereció más pero eso no se mide en la tabla y mucho menos en los promedios. 

El Matador no jugó mal, todo lo contrario. Hizo un buen partido, neutralizó a su rival, acalló las tribunas y mereció más, porque tuvo varias claras pero sigue pagando caro su falta de contundencia, la falta de un “jugador” distinto en cancha (lo tiene, pero lo deja fuera de los concentrados) y en las pocas que le generan le convierten. Así es muy difícil pero peor sería que te apabullen y borren en cancha como sucedió con los DT predecesores. Es consuelo de tontos? NO. Es simplemente para remarcar que todavía hay esperanzas. Quizás haya que terminar con los caprichos personales y entrenar más sacando de lado quien juega. Esta semana quedó marcado que muchos anteponen lo personal a lo grupal y eso se nota. Ojala todos fueran Blengio pero al parecer en este plantel, CHIMI hay uno solo.

Habrá dos semanas para laburar un partido en la que ya, las potencialidades se equiparan. incluso Central viene peor que Tigre y no habrá excusa valida para no sumar de a tres. Nadie quiere apresurar definiciones pero lamentablemente este proceso se esta haciendo complicado y más resultados adversos se harían insostenible de sobrellevar sin consecuencias.