Otra dura derrota

Desde el planteo, rendimientos y resultado, Tigre pasó vergüenza deportiva y se trajo una derrota que puede traer consecuencias… ¿final de ciclo?

Parece increíble el razonamiento de un entrenador que siempre se caracterizo por ser un “saca puntos” pero en Tigre con sus 8 de 30, hace todo lo contrario. Hasta cuando consiguió un triunfo alentador contra Estudiantes, mete en el siguiente partido un planteo diametralmente opuesto y vuelve a desilusionar a todos.

Tigre llegó a Santa Fe a no perder, para eventualmente ganarlo por un error del rival o una genialidad propia. Alguien puede decir… “lo estaba logrando”. Si, desde el resultado del primer tiempo era así; pero quedó claro que se debió mas  a un mal rendimiento de Colón que al producto de virtudes propias.

En el complemento se dio la lógica y el planteo de Caruso quedó reducido a la nada mismo, solo fue sufrir el partido para que no te empataran, a implorar para que no te lo pasen a ganar y a rezar para que no te sigan haciendo más goles; esta claro que soñar con una reacción que termine en una heroica remontada, nadie lo creía posible y no estuvo en la mente de ningún hincha del Matador.

Caruso perdió la magia y la credibilidad. Sus decisiones son indefendible y la ausencia del mejor jugador del plantel ya no va de la mano de “no verlo bien”, ya que ante Estudiantes lo puso argumentando que “ya lo veía bien” sin embargo en una semana no puede dejar de estarlo.

Jugar feo pero sumar, en las condiciones crítica que esta el Matador, lo firman todos; pero jugar feo, no sumar y estar lejos de hacerlo, hacen acrecentar el mal humor generalizado que pone al entrenador entre las cuerdas y a un presidente al borde de nuevos insultos…

Mal momento de todos y peor futuro en lo inmediato. “Algo tiene que pasar” y que Caruso lo revierta parece estar cada vez más lejos.

Una pena y una tristeza muy grande. Sobre todo porque el responsable es quien le dio mucho a la institución pero que hoy solo esta perdiendo todo su prestigio ganado.