Un triunfo aliviador

Un triunfo aliviador

Tigre debía cambiar la imagen y en parte la cambio. Debía ganar para no perder pisada en el reducido y ganó. Le costó cuando el partido fue normal, y logró imponerse cuando el mismo se desvirtuó. Goles de Dening de penal en el primer tiempo y para cerrar la noche de la mejor manera, el restante fue del eterno y glorioso Chino Luna.

Difícil analizar un partido que se terminó desvirtuando. En el once contra once el partido fue parejo, con leve supremacía de la visita que preocupó más a Marinelli, de lo hizo Tigre con Pezzini. La noche venía compleja, pero todo cambió con las decisiones arbitrales. De esas decisiones, que sí son en contra, estaríamos dedicándole una nota entera.

Sin entrar en el análisis arbitral, Tigre aprovechó el contexto y consiguió imponerse. Ventaja en la etapa inicial con el penal convertido por Dening y si bien, es cierto que le costó definirlo, siempre estuvo la sensación que llegaba el segundo. Y llegó de la mejor manera, con el Chino Luna recién ingresado, definiendo un partido para llevarse la gran ovación de la noche.

No puede decirse que Tigre se recuperó futbolísticamente, pero se ganó y eso es muy aliviador. Por momentos se vió algunos chispazos del equipo que queremos, pero lo dicho, el partido que muy desvirtuado, no solo por tener un hombre menos el rival, sino porque el resto del equipo de Crema, se fue del partido por su enojo con el árbitro.

Ahora viene All Boys de visitante. Esperamos que el triunfo traiga confianza y se pueda volver a ser, ese equipo que ilusionó a la gente.

Redacción TigreVisión

A %d blogueros les gusta esto: