Lee filosofía, no tiene tele y casi no usa el celu: este es el goleador de la PN

Lee filosofía, no tiene tele y casi no usa el celu: este es el goleador de la PN

Diario Olé – Pablo Magnín, líder de la tabla con 17 goles, tiene un particular perfil. “Si volviera a nacer no sé si elegiría ser futbolista”, dijo tiempo atrás.


Nota de MARTÍN BARYLKO publicada en Olé Digital el 07 de septiembre


Solía retuitear más que escribir, pero el 22 de septiembre de 2017 rompió con su costumbre. “Horacio Pagani, viejo sabio. Dinámica de lo impensado”, bancó en su Twitter la mirada de Pucho. Y cuatro años después, Pablo Magnín hizo su propia versión de esa frase de la “dinámica de lo impensado”: ante Independiente ensayó una chilena espectacular dentro del área para encaminar el triunfo de Tigre, por 2-1, en Copa Argentina. “Tenía miedo de que el defensor rival saltara a cabecear y le pegara. Lo relojeé en todo momento. La tiré y por suerte entró”, repasó ese tanto que bien podría competir por el Puskas (premio al mejor gol de la temporada).

Ahora, este miércoles, 36 días después de aquella impresionante chilena, Magnín buscará marcar de nuevo, esta vez frente a Defensa, para que el Matador pueda seguir haciendo historia en la Copa Argentina. Y, acá, vale la pena repasar la historia del propio delantero, el actual goleador de la Primera Nacional, un futbolista distinto por su olfato de gol así como también por cómo vive y piensa. “No todo gira en torno a la pelota”, suele decir.

Pablo Daniel Magnín nació el 25 de abril de 1990 en San Jerónimo Norte, una ciudad que se encuentra a 39 kilómetros de Santa Fe capital. Se inició en Libertad, club de allá, y luego se sumó a las Inferiores de Unión. Debutó el 9 de marzo de 2010, con 20 años, en la Primera del Tatengue en una derrota 2-1 ante Platense, por la vieja Primera B Nacional. En total, disputó 70 partidos y marcó 9 goles en el club. Logró dos ascensos a la Primera A (en 2011 y 2014) con un descenso en el medio (2012/13). Luego, jugó en Instituto (71 encuentros, 17 tantos), San Luis de Quillota de Chile (10 duelos, un grito), San Martín SJ (17, 0), Temperley (12, 7), Sarmiento de Junín (19, 16) y desde agosto del 2020 en Tigre.

Gritalo un poco...

Magnín vive cotidianamente con algunos beneficios que suelen tener los futbolistas: no hacer cola en el banco, que alguien realice sus trámites, que el carnicero o el hombre del almacén le regalen comida. No obstante, aseguró tiempo atrás con El Litoral: “Me gusta vivir, no como jugador de fútbol. Todos me dicen lo mismo: ‘Vos no sos jugador‘. Y respondo que no. Me tomo el fútbol como un trabajo con mucha responsabilidad. Pero hay una vida primero que eso”.

Es crítico. Baja del cielo a su labor, tan deseada por millones de chicos y chicas de todo el mundo. “Trato de disfrutar el día a día. Eso que es súper linda nuestra profesión no es verdad. Es como todo trabajo. Tiene sus cosas buenas y también malas. Yo trato de entrenar de la mejor manera, de tener una vida tranquila”, contó. Lo último es literalidad pura. “Yo las redes sociales no las uso para lo que la utiliza la gente normalmente. En Twitter no pongo nada, ni lo miro. Facebook no uso. Instagram, nada. Estoy ajeno a eso. No me entretienen las redes sociales”, reveló el punta.

Y no miro tele. Ni tengo televisión en mi casa. Esos programas que mira toda la Argentina no los veo. Ni a Tinelli ni fútbol. Cero, cero”, siguió PM. Sí se tiene que “aguantar que esté la caja boba” en las concentraciones de los planteles. “Tampoco leo diarios y el celular lo agarro una sola vez al día. Nada más”.

Entonces, ¿qué hace en todo el tiempo libre? “Me gusta mucho leer, aprender cosas. Tocar la guitarra. Leo mucha filosofía. Siempre autores viejos. Me gustan los existencialistas (una corriente orientada a la existencia humana). Leo a Soren Kierkegaard, Milan Kundera, Albert Camus”, agregó ya en charla con La Deportiva. Mientras que especificó su gusto musical: “Escucho mucho blues y rock nacional. Mis bandas favoritas son el Indio Solari de acá y Los Stones de allá”.

“Disfruto de mi enfermedad”, escribió junto a una foto en la que se veían diez discos de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, el 27 de marzo de 2017 en Twitter, cuando todavía no había dejado de lado las redes. Al Indio lo ama profundamente así como a Maradona, tanto que se tatuó sus caras (de Diego también su 10 y firma) en su pierna derecha. La misma con la que disparó esa bomba imposible para Milton Álvarez que se hizo viral.

Además del de Diego y del Indio, Magnín también tiene un tatuaje muy especial: el de Diego Barisone, ex defensor central de Unión, Argentinos y Lanús, que falleció el 28 de julio de 2015 en un accidente. Pablo lo conoció en las Inferiores del Tatengue y compartieron equipo. Barisone llegó a ser más que un compañero, uno de sus mejores amigos, un hermano… Por eso, decidió inmortalizarlo en su muslo derecho.

El Diego y el Indio, presentes en la piel de Magnín.

El Diego y el Indio, presentes en la piel de Magnín.

Magnín cuenta que lo suyo pasa por la búsqueda de la tranquilidad, de la armonía, de no confundirse con el flash de las cámaras, algo bastante difícil en el mundo de la pelotita. “Lo que tiene nuestro trabajo, es que muchos desean tenerlo. Si volviera a nacer, no sé si elegiría ser jugador. Amo esta profesión, pero hay otras cosas que también me llenan. El fútbol es una jungla”, analizó el Morocho con Enganche.

“A veces las cosas salen y a veces no, entonces hay que tener un cierto equilibrio para no creértela cuando ganás y para no pensar que sos el peor cuando perdés”, reveló uno de sus lemas, después de ese golazo de chilena ante el Rojo. ¿Más reflexiones? Sí, porque el delantero siempre expresa su pensamiento con mucha claridad. “En el fútbol si no tenés a alguien que te baje a tierra, que te haga ver la realidad, se hace complicado. Te ves en la tele, con un buen auto y te dicen a todo que sí, entonces te creés un cuento que no es”, explicó Magnín, este delantero que lleva 17 tantos en 24 fechas de la Primera Nacional y es líder absoluto de la tabla de goleadores. ¿Esto lo lleva a creérsela? Nada que ver. “Nunca me creí más de lo que soy. Hay que estar preparado mentalmente para ser jugador de fútbol porque hay muchas presiones. Por eso, es fundamental rodearse de gente que te ponga en vereda. No hay otra”.

 

Redacción TigreVisión

Redacción del portal de noticias de MultiMedio TigreVisión. Columnas en Tigrenses por FM OPEN 99.3 los jueves a las 20 Transmisión de los partidos de Tigre por Radio Panon - www.radiopanon.com.ar y FM EL TALAR 104.5